Gelatina vegana de Jostabeere

Desconozco si en el sur de Europa existen las Jostabeeren (Jostaberries en inglés) pero yo hasta hace una semana no sabía que existian y no he sido capaz de encontrar un nombre en español para ellas.

Las Jostabeeren son un tipo de bayas y realmente son una mezcla de grosella negra (johannisbeere) y grosella espinosa (strachelbeere en alemán).

Una vez más; algunos de mis vecinos tienen más frutos de los que iban a consumir y me han dejado recolectarlos. Así que he hecho gelatina vegana, mermelada de Jostabeeren y un pastel con frutos frescos.

Aquí podéis ver la diferencia de tamaño entre los Jostabeeren y las grosellas blancas y rojas.

20180706_15022884197791.jpg

Aquí las bayas de Jostabeeren más de cerca, la hoja de la planta es muy parecida a la de las grosellas.

Como no me gusta la mermelada muy dulce, normalmente en casa hacemos la mermelada con siropes o muy poco azúcar de caña o de coco, de esta forma se consigue un sabor equilibrado entre dulce-amargo por la acidez y ligera amargor de este fruto, que por cierto, es toda una bomba de vitamina C.

 

 

“Jalea o gelatina vegana de Jostabeeren”

Raciones= 6 tarros               Tiempo= 1h             Dificultad= media

Ingredientes:

  • 1kg de Jostabeeren
  • 2-3 cucharadas de zumo de limón
  • Agar-agar (las cantidades varian mucho en función de si es en alga o en polvo, recomiendo seguir las instrucciones del fabricante en cada paquete, normalmente son 10gr de alga por 1/2 litro de líquido, pero puede variar según la marca).
  • Endulzante en proporción 1/2, o sea, dos partes de líquido por 1 parte de endulzante (en esta receta he usado azúcar moreno pero también se puede hacer con sirope)

Instrucciones:

1.- Extraer todo el líquido de los Jostabeeren por alguno de los dos métodos siguientes:

Método tradicional: Se ponen al fuego 100ml de agua junto a las Jostabeeren (no hace falta sacarle los tallos) a fuego lento durante unos 10-15min, cuando el agua ya tenga un color rojo intenso con brillos azulados, es el momento de retirar todo del fuego y ponerlo en un saco para hacer leches caseras. Dejar el saco colgando encima de un bol durante toda la noche. El jugo y el agua que desprenden los Jostabeeren es el líquido que utilizaremos para hacer la gelatina o jalea. 

Metodo moderno: Si dispones de una licuadora mecánica, o sea, las que imitan el masticar humano, tipo esta, puedes saltarte la parte de poner todo el saco y dejarlo toda la noche, ya que después de retirar el cazo del fuego, puedes pasarlo directamente por la licuadora y obtener el zumo de Jostabeeren que utilizaremos para la gelatina o jalea. 

2.- En una olla grande poner el zumo de Jostabeeren, el azucar o endulzante, las 3 cucharadas de limón, calentar a fuego lento y una vez este todo bien mezclado, añadir el agar-agar preparado según la receta del fabricante. Si son algas se suele poder incorporar directamente, si es en polvo normalmente debe calentarse durante 2-3min el contenido de cada sobre en 100ml de agua y después incorporar esta mezcla a la olla con la mezcla de las Jostabeeren, el endulzante y el limón. 

3.- Mezclar todo bien y calentar durante 2-3min más y listo. Sólo queda ponerlo rápidamente en los tarros que tengáis preparados para hacer la conserva y ¡a disfrutar!

Nota adicional: por mi experiencia haciendo mermeladas y jaleas de frutos rojos (o sea, fruta ácida), si queréis un resultado más compacto, en ambos casos recomiendo añadir la piel de 2 manzanas por litro de líquido o kg de fruta. La pectina de la fruta ayuda al agar-agar a emulsionar con la mezcla y hacerla más compacta.  

Anuncios

Flores y plantas en Alemania

Desde que empecé a visitar Alemania hace años, una de las diferencias culturales que más me sorprendió fue la pasión por las flores y plantas de los alemanes. La naturaleza es una parte muy importante de este país y supongo que, por disponer de tan pocas horas y días de sol al año, la población germánica ha desarrollado un verdadero amor por las plantas y flores. Los jardines alemanes son una verdadera competición entre vecinos y se toman muy, muy en serio su mantenimiento como ya os expliqué en mi post sobre la obsesión de mis vecinos por cortar el césped.

20180712_092939246636462.jpg
Campo de girasoles en Alemania

En Alemania he visto grandes extensiones de flores silvestres en los campos como hace muchos años no veía en Cataluña, o por lo menos en los alrededores de Barcelona, dónde ver una amapola, por poner un ejemplo, resulta ahora realmente difícil y sin embargo de niña siempre veía campos plagados de amapolas y margaritas.

No sé si esa pasión alemana por las flores se debe al mayor nivel económico medio o esa falta de sol que os comentaba anteriormente, la cuestión es que en alemán hasta hay una expresión muy divertida para denominar a los que tienen “buena mano” cuidando flores y plantas: “grünen Daumen” (literalmente “pulgares verdes”).

Y lo más chocante es que las flores y plantas son bastante más económicas que en Barcelona, aquí se pueden comprar ramos de 12 flores frescas cortadas por 2-3Eur, y no solamente en floristerías sino también en supermercados.

Y una de las cosas que más me gustan es poder cortar las flores directamente del campo del campesino y dejarle el dinero en su hucha. Algo que  me parece inimaginable en los países latinos, aquí está a la orden del día y es algo de lo más normal ver siempre gente auto-recolectando sus flores frescas y pagar religiosamente después de su compra sin que nadie tenga que vigilarlos. Hoy mismo he recogido gladiolos y dos girasoles para dar color en casa, además, es una actividad super entretenida para hacer con niños.

Obvia decir que estas flores recién cortadas llegan a durar 2 semanas tranquilamente si tienes la precaución de cuidar el agua en que las pones. Personalmente añado una cucharada de azúcar (nutriente), una cucharada de zumo de limón o vinagre (acidificante) y media cucharadita lejía por cada medio litro de agua para el jarrón.

20180712_093401146591404.jpg
Cuadro de precios y caja de un campo de flores de auto-cortado en Alemania

Sus puzzles favoritos (29-30 meses)

“Pequeño buda” acaba de hacer 2,5 años, esto es 30 meses, hasta ahora el furor por los puzzles sigue muy activo aunque algo más tranquilo desde que hace buen tiempo en Alemania (por fin!) y podemos pasar muchas horas al aire libre y haciendo actividades en el parque, la piscina o el jardín.

Aún así, el avance en la habilidad de hacer puzzles ha sido brutal en apenas 2 meses desde mi último post sobre sus puzzles favoritos 26-27 meses. Os explico:

Los puzzles por capas han sido un éxito absoluto, he tenido la gran suerte de dar con un par de chollos en los mercadillos de segunda mano y el peque dispone ahora de 3 puzzles por capas: la evolución del huevo a la gallina (que compré en Barcelona durante la última visita), la evolución de la manzana y el cuerpo humano (por capas desde el esqueleto hasta el cuerpo vestido). Este último fue una auténtica ganga, hacía tiempo que buscaba este puzzle ya que en la guardería lo usaban los niños más mayores y notaba que PB tenía cada vez más interés en conocer el cuerpo humano, la verdad es que se nos salía de presupuesto, ya que cada uno son más de 20eur y existe el de niño y el de niña.  Pues tuve la gran suerte de ver uno de niña antiguo en un Trödelmarkt y lo conseguí por…1Eur y en perfecto estado!!!! Así que por ahora sólo tenemos el de niña y nos ha venido muy bien para hablar ya de las diferencias en los genitales femeninos y maculinos ya que PB tenía mucha curiosidad. Igualmente, seguiré buscando el puzzle del niño por si lo encuentro de oferta; aunque al tenerlos en la guardería ahora ya los usa también allí y no es algo que esté en mi “top-list”.

20180507_182341196940171.jpg

El peque tardó unos dos semanas en dominar los puzzles por capas, ahora le entusiasman y disfruta tanto haciéndolos como deshaciéndolos mediante su gran método: tirar todas las piezas de golpe haciendo el mayor ruido posible. Y claro, al ser puzzles de madera el ruido es considerable, pero forma parte de la diversión y mientras no rompa nada y respete el material…

El otro gran paso en los puzzles es que hemos pasado ya a puzzles de 20, 26 y 32 piezas. Siempre intento seguir sus ritmos y estos otros puzzles los encontré en otro mercadillo de juguetes para niños y estaban en oferta a 1Eur o 2Eur cada uno, así que compré 3 sets pensando en guardarlos para el año próximo ya que se recomiendan para niños de 4 años (los de 26 piezas) y pensaba que él aún no estaba preparado. Pues para mi sorpresa, un día encontré a PB abriendo los cajones donde guardo el material que voy preparando o comprando para cuando sea más mayor y claro, cualquiera le dice que no puede hacer aún un puzzle…dejé que los manipulara e intentara hacerlos. Pues me quedé con la boca abierta cuando a los dos días ya dominaba el de 20 piezas y después de una semana de práctica se hizo el de 26 mientras yo ordenaba las estanterías de sus libros. Cuando viene y me dice “mami, mira”…no me lo podía creer. Justo los modelos que tenemos en casa no los venden en España, pero si uno muy bonito de animales que aquí no he encontrado.

Así que seguidamente le ofrecí otro de únicamente 16 piezas que resulta todo un reto porque la imagen de referencia no es la misma que tiene que hacer ya que forma parte de otro juego en el que tiene que encontrar las diferencias entre el puzzle y la imagen del juego, un reto interesante que le ha encantado y ya hace sólo también sin ninguna complicación.

Ya podéis ver que seguimos intentando ofrecer puzzles con imágenes lo más realistas posibles, algo que muchas veces resulta complicado si buscas algo más allá de los puros materiales Montessori. Aún así, sé que no todos sus puzzles son estrictamente realistas pero intentamos mantener esa pauta en casa.

Cuando vamos alguna tarde a un café con rincón para niños que hay en Colonia, tiene la posibilidad de hacer varios de 32 y 36 piezas y ahí nos sentamos juntos y los hace conmigo mientras merienda, por ahora no he comprado puzzles tan complicados, creo que este nivel de puzzles en el que está ahora (20-26 piezas) aún tiene recorrido y todavía los disfruta y resultan un reto para él, aunque obviamente sigo observando por si llega el momento de hacer otro salto en la complejidad o el tipo de puzzles.

Crema vegana de zanahorias y cacahuete

En casa nos encanta la zanahoria, entiendo que por su dulzor no es del agrado de todo el mundo pero esta crema vegana de zanahorias y cacahuete te hará olvidar que estás comiendo zanahorias. A “pequeño buda” le entusiasma y dos o tres veces al mes cae seguro, da igual que sea invierno o verano, le gusta tanto fría como caliente, y lo mejor es que congela muy bien sin perder sabores al descongelar, así que puedes preparar una gran olla y congelar una parte. Anímate a hacerla y me cuentas.

20180613_145957

“Crema vegana de zanahorias y cacahuete”

Raciones= 6               Tiempo= 45 mins             Dificultad= baja

Ingredientes:

  • 1kg de zanahorias
  • 1 cebolla mediana
  • 2-3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 2 cucharadas soperas de mantequilla de cacahuete
  • 1/2litro de caldo de verduras (opcional) o agua
  • 250ml de leche de coco
  • 1 cucharadita de café de cúrcuma (rallada o en polvo). Si no estáis acostumbrados al sabor fuerte de la cúrcuma podéis reducir la cantidad.
  • Sal al gusto

Instrucciones:

1.- Poner el AOVE en una cacerola y sofreír la cebolla cortada en dados hasta que tenga un color dorado.

2.- Añadir las zanahorias peladas y cortadas en trozos grandes y verter el agua o caldo de verduras. La receta queda más sabrosa si disponemos de caldo de verduras, pero si es uno de esos días en los que no tenemos caldo hecho y no nos apetece liarnos mucho en la cocina, se puede hacer sólo con agua. El líquido debe cubrir las verduras, si no las cubre, deberás añadir más cantidad. Añadir un poco de sal y llevar a ebullición, entonces bajar a fuego medio-bajo y mantener la cocción hasta que las zanahorias estén tiernas (unos 30min).

3.- Incorporar las 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete (preferiblemente que sea sin azúcar y lo más natural posible), la leche de coco y la cúrcuma. Dejar cocer por unos 3min más. 

4.- Batimos la mezcla y la crema ya está lista. Retocar de sal si hace falta. Para decorar, a la hora de servir puedes añadir unos cacahuetes a trozos y…¡a comer!

 

Los alemanes y el mundial de futbol

Tenía medio escrito este post desde hace 2 semanas, pero decidí cambiarlo ligeramente después que Alemania quedara eliminada en la fase de grupos del mundial por primera vez en la historia.

Para los alemanes el futbol es más que un juego, es toda una religión, un acontecimiento que comparte y vive toda la familia, y si además, se trata de la selección alemana y el mundial…la locura está desatada y el orgullo nacional sale a flote, algo que no estamos muy acostumbrados a ver en otras ocasiones.

20180623_2142201512065687.jpg

Es increíble ver cómo adornan sus casas y jardines con la bandera alemana, como los niños van al colegio con la camiseta o el uniforme entero de la selección nacional, los coches se decoran (en ocasiones de una forma que roza una película de Almodovar por lo kitsch y extremo) y familias, vecinos, comunidades…se reúnen para ver los partidos de futbol y hacer de ello una gran fiesta.

20180709_142558752616988.jpg

Y por supuesto, si la selección gana, el humor del país sube rápidamente, pero si pierde…es una tragedia nacional. El día después de ser eliminada del mundial, las calles estaban muy calladas, más de lo habitual; las caras eran largas y en la radio sólo se hablaba de derrota y tristeza.

20180709_1424011272623168.jpg

A mí personalmente me choca mucho que se de tanta importancia a un deporte; pero encima este año le cogí mania al mundial muy rápido después de ver las noticias de la “limpieza” brutal de las calles que el gobierno ruso había ordenado. Estas órdenes hicieron que se llevaran ejecuciones horribles con los perros como tristes protagonistas, unos perros que justamente se habían hecho ya famosos mundialmente por su inteligencia y habilidades para sobrevivir en entornos urbanos, hasta el punto que algunos tomaban el metro diariamente para desplazarse a buscar comida y refugio. Por eso decidí que no seguiría ningún partido del mundial ni por televisión, ni radio, es mi luto y protesta personal por dichas matanzas.

Tengo que ser honesta, siento mucho por mis vecinos y amigos alemanes que eliminaran tan pronto a Alemania, todos tenían muchas fiestas de reunión programadas que decidieron cancelar después de la eliminación; pero mi lado animalista se alegra enormemente que este mundial esté siendo un gran fracaso por la rápida eliminación de varias selecciones de las “grandes” y favoritas. Espero que todo esto afecte mucho a la organización del mundial por su falta de empatía con los más débiles.

DEP perritos rusos. El karma llega, tarde o temprano.

perros callejeros de moscu 2(1)

Cocina adaptada Montessori

Cuando en Montessori hablamos de ambientes preparados se trata de adaptar el hogar para el peque pueda desarrollar su autonomía y no depender de nosotros para todo. Justamente en cuanto nos mudamos a Alemania aprovechamos que la cocina era más grande que la de Barcelona para tener una cocina adaptada Montessori y dedicar un rincón para él y sus utensilios de cocina.

Creo que una de las cosas más importantes para dar gran autonomía a los peques es darles acceso al agua. Aunque al principio sea un no parar de limpiar charcos y derrames, a medio plazo es sumamente beneficioso para los niños, sintiéndose rápidamente más independientes y mejorando su motricidad fina. A “pequeño buda” le encanta las fuentes de agua dónde se puede servir el mismo, en la guardería también disponen libremente de agua en jarras y fuentes a todas horas y en casa quisimos hacer lo mismo reciclando un dispensador de agua que utilizamos hace años en nuestra boda y al que no dábamos uso más que para alguna fiesta puntual.

También comemos todos juntos en la mesa grande de la cocina, para ello el peque dispone de una trona evolutiva que ahora usa como silla con peldaño para subir y bajar sin necesitar de nuestra ayuda.

Aquí tenéis su rincón adaptado en la cocina:

20180706_0947161194586559.jpg

Lo único que no hemos podido poner aún en práctica es tener sus snacks en una estantería dónde él pueda tener acceso sin usar la torre de aprendizaje. Dejamos la fruta al lado de su rincón en la cocina para que pueda llegar con la torre pero al tener 3 perros glotones en casa resulta prácticamente imposible dejar algo comestible a la altura del niño por ahora y seguimos estudiando opciones.

Dispone del tanque dispensador de agua (en verano, algunas veces, añadimos frutas o verduras frescas para saborear el agua, en este caso había pepino), sus jarras, vasos de cristal y también de plástico (para cuando quiere coger agua para ir al jardín). La bandeja bajo el grifo de la fuente de agua va genial para evitar grandes charcos por toda la cocina en caso que se salga algo de agua al llenar los vasos y también dispone de unos paños para que pueda limpiar cualquier vertido de agua él mismo. El delantal lo usa poco por ahora, no le acaba de convencer, pero poco a poco supongo que se irá acostumbrando a usarlo.

20180706_0948371686621368.jpg

También tiene a su disposición un bote de té porque le encantan los frascos dónde guardo mi té y cuando se vació ese, se lo regalé y ahí tiene su té de “buenas noches” para niños. Le encanta poder sacar su saquito y ponerlo en la tetera que también tiene a su alcance. Obviamente del agua caliente me encargo yo por ahora.

20180706_094815322294871.jpg

En la esquina izquierda dispone de sus platos y cubiertos para ayudarnos a poner la mesa, algo que también hace en la guardería y que ya ha tomado por costumbre, así que lo seguimos haciendo en casa.

20180706_0947371154200098.jpg

Finalmente en otra esquina de la cocina, junto a nuestra escoba y fregona, dispone de su escoba, una mopa y un recogedor a su medida (de los cuales me olvidé hacer fotos, perdón!) y también las usa para ayudar a limpiar (otra tarea con la que se divierte muchísimo).

En la cocina también dispone de una cocina de juguete para cuando quiere “imitar” a papá o mamá mientras cocinan, aunque tiende más a cocinar con nosotros y querer ayudar que a usar la cocina de madera. En las siguientes fotos podéis ver como nos ayuda a cortar las verduras para la comida de los perros, untar los moldes de magdalenas ayudándome a hacer magdalenas de cerezas o licuar las grosellas para hacer gelatina. Os recomiendo al 100% involucrar a los peques en las tareas de cocina, suelen sentirse inmensamente felices de ayudar a los adultos y desarrolla muchísimo su creatividad e independencia. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Tarta de cerezas, integral y sin azucar

Como nuestros árboles de cerezas apenas han dado frutos este año ya que nadie los había podado en años antes que llegáramos nosotros a la casa, este año apenas hemos recogido un kilo de cerezas que hemos ido comiendo durante el mes de junio pero para hacer tartas y mermeladas hemos podido contar con nuestros vecinos que amablemente nos han dado carta blanca para coger tantas cerezas de su jardín como quisiéramos y hemos podido hacer mermelada y varias recetas con cerezas. Gracias Vera y Rainer!

20180625_190736859421415.jpg

De ahí salió esta receta de tarta de cerezas al estilo francés (Clafoutis) que ha sido un éxito total entre amigos, vecinos, visitantes y por supuesto de todos los habitantes de nuestro hogar, incluidos nuestros podencos que ponían esas caritas de “por favor, dame algo, no he comido en un mes” y no pude resistirme a darles un trocito para su felicidad y deleite.

Resultado: 2 tartas con la intención de congelar una, Tiempo de consumición de las dos tartas: 1 día (obvia decir que la segunda nunca llegó al congelador…)

20180625_192118453408701.jpg

 

“Tarta de cerezas integral y sin azucar”

Raciones= 6-8 trozos de tarta     Tiempo= 50 mins    Dificultad= baja

Ingredientes:

  • 400-500gr de cerezas (antes de deshuesarlas)
  • 2-3 cucharadas soperas de sirope (puede ser de agave, dátiles o arroz)
  • 3 huevos (puedes hacer la versión vegana con sustituto del huevo)
  • 300ml de leche (he usado leche de almendras en una tarta y de arroz con vainilla en la otra pero puedes usar el tipo de leche que más te guste)
  • 125gr de harina de espelta integral (la espelta es muy común en Alemania, si no la encuentras puedes sustituirla por harina de trigo integral)
  •  1 cucharada sopera de margarina para untar el molde

Instrucciones:

1.- Precalentar el horno, con el fuego arriba y abajo, a una temperatura de 180º.

2.- Lavamos bien las cerezas y con paciencia les vamos quitando el rabito y las abrimos para sacarles el hueso. Una vez deshuesadas les echamos un chorro de sirope de agave, dátiles o arroz (yo hice una tarta con agave y la otra con dátiles) y las colocamos bien distribuidas en un molde previamente untado con margarina (puede ser mantequilla, nosotros en casa no la usamos, preferimos la margarina de aceite de coco).  

3.- En un bol batimos los tres huevos junto dos o tres cucharadas más del sirope que hemos elegido (según te guste más o menos dulce, aunque si las cerezas están maduras y son de temporada no te hará falta mucho dulce extra). Añadimos la harina tamizada mezclando bien y finalmente incorporamos la leche poco a poco mientras seguimos removiendo.  

4.- Vertemos la mezcla del punto 3 sobre las cerezas que ya teníamos distribuidas en el molde. Este paso es importante hacerlo con cuidado para que no desplacemos mucho las cerezas y sigan bien repartidas por toda superficie.

5.- Metemos la tarta en el horno y la dejamos 40minutos a 180º. Recomiendo dejarla enfriar antes de comerla, aunque será difícil resistirse porque deja un aroma por toda la casa…ummmm!