Lo que NO echaría de menos de Alemania

Hace unas semanas, Montse del blog Kartoffel Tortilla preguntó qué es lo que NO echaría de menos de Alemania si algún día nos marchamos de aquí.  Aunque la fecha de participación ya terminó, he pensado que sería una buena reflexión a realizar y he decidido hacer mi propia lista de cosas que no me gustan. Y es qué, aunque no lo parezca, hay muchas cosas que me gustan de aquí, pero obviamente también algunas que para nada echaría de menos si me voy de este país. Aquí mi ranking:

1.- Los días grises del largo invierno: Sin duda lo más duro que he tenido que sobrellevar durante este primer año viviendo en Alemania. Este pasado invierno ha sido uno de los más duros de los últimos 100 años según las estadísticas del tiempo alemanas y quizá por eso es lo que peor he llevado. Venía mentalmente preparada para tener días de frío y lluvia, mis nuevos vecinos me aseguraron que aquí apenas nevaba un par de días al año y que incluso había muchos inviernos que ni eso…ehem…pues hemos tenido 7 largos meses de invierno gris, super gris, en el que ha llovido o nevado prácticamente cada día, durante el mes de diciembre apenas tuvimos 4h de sol…en todo el mes!!!! y para que veáis que no os engaño, os paso el gráfico histórico de horas de sol en el observatorio del aeropuerto de Colonia que, por cierto, recibe bastante más horas de sol que dónde vivimos nosotros al lado de las montañas.

Un verdadero horror para ser el primer año y periodo de adaptación, estuve enferma 3 meses (neumonía y bronquitis) y he desarrollado una extraña alergia al frío húmedo…vamos, sin duda mi top de los top es el clima en invierno, no lo echaré nada de menos y eso que siempre he preferido el frío al calor extremo pero este gris plomizo continuo es deprimente.

20171209_1238321576115813.jpg

Horas de sol Bergisch Gladbach dic 2017

2.- Y derivado del primer punto viene el segundo: El sistema médico alemán.  No echaría nada de menos tener que perseguir médicos mientras que casi no puedes respirar y que no te tomen en serio, te mareen de uno a otro y no te receten nada en los hospitales porque eso “lo debe hacer tu médico de cabecera” o tener que hacer 8h de espera para que te vea un médico de urgencias. No me gusta que los pediatras estén siempre colapsados y que encontrar uno fiable sea más difícil que encontrar una aguja en un pajar.

Sí, sé que muchos pensaréis que en otros países está peor y seguramente es así, pero por más recortes que he visto en el sistema de salud catalán, casi siempre he tenido la suerte de encontrar buenos y amables profesionales cuando los he necesitado. Raramente un médico no te atenderá por tener muchos pacientes, aunque tengas que esperar mucho, o del hospital no te enviarán al médico de cabecera si tienes neumonía y te estás ahogando durante 8h en su sala de espera. Por lo menos en todos los años que he vivido en Barcelona no me he encontrado en situaciones así.

Además, un seguro privado en España cuesta muchísimo menos que en Alemania, y cuando digo muchísimo menos, es realmente muchísimo, y lo peor es que ya no tienes fácil vuelta atrás, una vez hagas un seguro de salud privado aquí, deberías mantenerlo de por vida porque una vez que sales del sistema de seguros público, es bastante complicado volver a entrar en él…una verdadera locura.

3.- El impuesto de los perros: Habéis leído bien, en casi todas las ciudades alemanas existe un impuesto sobre los perros y no barato precisamente. Hay algunas pocas ciudades que no tienen este impuesto ya que al ser local, cada ayuntamiento decide si lo aplica y cómo. Pero no solamente eso, sino que además el monto a pagar por cada perro se multiplica según el número de perros que tengas, o sea, pagas más por cada perro si tienes 3 que 1.

Y habrá quién piense: “pero eso repercutirá en mejores instalaciones para disfrutar con los perros, no?”….instaqué? No sé en otras ciudades pero en Colonia, Bergisch Gladbach y alrededores que son las que conozco, nada de nada, ni un simple parque cerrado para ellos. Los perros en Alemania se consideran un bien de lujo y aunque es adorable que, en general, se tenga una tolerancia mayor con ellos y muchísima más educación en bienestar animal, no se entiende que se les clasifique como “bien de lujo” y tengamos que pagar la barbaridad de impuestos que pagamos sin que repercuta luego en grandes instalaciones para ellos. Además, da igual que tu perro sea adoptado (reduciendo por lo tanto gastos públicos en las perreras) o comprado, pagas lo mismo, en nuestro caso la friolera de más de 460Eur anuales.

Finanztest 05/2015 Infografik Hundesteuer
Mapa de los impuestos de perros en Alemania

4.- La burocracia: Papeles, papeles y más papeles…sin duda Alemania es el reino de la burocracia y los papeles, da igual si vas a empadronarte, hacer un currículum o a pedir un permiso para hacer algo…para todo se necesitan mil y un papeles, trámites y visitar varios edificios y departamentos…no lo echaría NADA de menos!

burocracia Alemania

5.- La sociedad del “yo, yo y después yo”: Sin duda el punto más subjetivo de todos, y es que no sé si es porque vivo en las afueras de una gran ciudad, en zona rural, pero la cultura del YO está tan presente que la gente se llega incluso a sorprender cuando haces cosas altruistas, les cedes el paso con el coche o en la cola del supermercado. Obviamente también me he encontrado excepciones e intento relacionarme únicamente con gente que no comparte ese estilo de vida egoísta e individualista, con la gran suerte de tener varias personas así a mi alrededor.

La lástima es que no parece que las nuevas generaciones estén creciendo en una educación más altruista, algo que veo cada día en el parque infantil o cuando observo los problemas de convivencia de muchos jóvenes alemanes que llegan incluso a afectar su formación. Algo que realmente me choca e incomoda y que nunca hubiese esperado de un país que ha sido tan solidario con refugiados y que ha recibido y sigue recibiendo grandes cantidades de inmigración cada año.

De todas formas, estoy contenta porque por ahora creo que los pros ganan a los contras en mi aventura alemana y espero que esta tendencia siga así; sin duda mi intención es esa 🙂

Anuncios

4 comentarios en “Lo que NO echaría de menos de Alemania”

  1. ¡Hola Maite! Qué bien que te hayas unido al Blogparade porque no conocía tu blog 🙂 Me parece a mí que lo del tiempo y la burocracia ¡nos lleva a más de uno por el camino de la amargura! Lo que no me ha pasado es la mala experiencia que comentas con los médicos. No sé si dependerá de lo grande que sea la ciudad donde residas. Lo que sí he escuchado es que, dependiendo del especialista (por ejemplo, los pediatras, que también mencionas tú) es complicado encontrar uno que no esté sobrecargado y pueda atenderte. ¡Nos leemos! Un abrazo 🙂

    Me gusta

    1. Encantada de formar parte del Blogparade. Es normal que no conocieras mi blog Montse, hasta ahora era más una terapia propia porque echaba mucho de menos escribir y es un blog bastante reciente, supongo que poco a poco me iré animando a compartir más en las redes, la primera vez que comparto algo ha sido en tu blog 😉 porque tu entrada me animó a hacer balance de este primer año en Alemania, creo que es bueno poner sobre la mesa los pros y los contras que he encontrado durante este periodo y hacer una primera evaluación en perspectiva 🙂
      Por cierto, he visto que te mudas o has mudado ya a Colonia, no? Yo vivo cerca, en Bergisch. Lo de los pediatras en NRW es una pesadilla, al igual que ginecólogos y otros especialistas, por no hablar de las guarderías, ¡ahora entiendo porque tantas mujeres alemanas ya buscan guardería nada más saber que están embarazadas! 😮
      ¡Por supuesto nos leemos! Un abrazo y gracias 🙂

      Me gusta

      1. Hola de nuevo Maite 🙂 Te entiendo perfectamente. Mi ” presentación oficial” la hice con el primer Blogparade y el tema del blog también fue algo más o menos terapeútico. Quería compartir lo que iba aprendiendo por si le podía ser útil a alguien que se encontrara en la misma situación y derribar algún que otro estereotipo (bueno y malo). No sé si conoces otros blogs (y bloggers) que andan por estos lares. Si te apetece hacer red, dímelo y te paso alguna info de contacto por mail.
        En cuanto a tu pregunta, no, todavía no me he mudado a Colonia, pero ya sólo me quedan un par de semanas en Münster 😦 Tengo un poco ubicado Bergisch por la búsqueda de pisos y otros servicios. Aunque aún no conozco la ciudad 🙂 Ya he ido concertando citas con algunos médicos y, de momento, parece que he tenido suerte. A ver si no hay mucho problema con los que me quedan! XD Lo de las guarderías y las Hebammen es un poco locura… Otro abrazo de vuelta!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s